lunes, 9 de octubre de 2017

Alusión a una muda canción



Esta noche oí el rumor de la niebla cobijando las montañas,
Y bajo el rumor aquel una criatura arrullaba su desesperación.
Decían los viejos borrachos de las cantinas y  los billares conocerlo,
pero quién iba a creerle a alguien que decía que lo cuidaba el diablo.
Las abuelas en casa, las que cosían  a crochet y en máquinas singer,
que se levantaban muy temprano a prepararle chocolate a sus nietos,
ellas decían que no era un borracho, ni un diablo... sino un engendro.
"Un hombre culpable, errante, joven, casi como un fantasma, errante";
El hombre surgió una noche como esta: Fría, oscura, sin luna, silenciosa.
A veces se lo veía caminando en solitario hacia las colinas desoladas,
siempre cuando el tráfico de los caminos y carreteras era mínimo.
Algunas veces solo era confundido con cualquier otro consumidor,
o un borracho de los mismos que decían conocer al diablo...
Casi siempre era solo ese hombre que desaparecía en la tardía noche.
En el día casi no se lo veía; Pues el día era para mezclarse con la gente.
Pero como nadie lo conocía terminaban por olvidar a la criatura.
Pues de día todos eran iguales...  Un estudiante, un chófer, un Ingeniero.
Un zapatero, un pintor, un artista, un vago... Lo que fuera.
En el día todos eran iguales. Un montón de aspirantes despistados.
De vez en cuando encuentro este hombre en los reflejos.






Lukas Guti.
09/10/2017.